Modalidades de contratación de niñeras. El tiempo si importa.

modalidades-contratacion-niñeras
0

Como ocurre con cualquier tipo de trabajo enfocado en la asistencia en casa, las modalidades de contratación de una niñera son variadas y dependen del tiempo de labores diario y de condiciones previamente acordadas. De la clase de negociación que logréis con la asistente, dependerá sensiblemente la cantidad que se ha de pagar por el servicio.

Conforme al Estatuto de los Trabajadores vigente en España, debe constar por escrito todo contrato de trabajo, inclusive aquellos “a tiempo parcial, fijos-discontinuos y de relevo, los contratos para la realización de una obra o servicio determinado…” (Art. 8, apartado 2)[1]. Nuestra recomendación, por lo tanto, es formalizar de esta manera los acuerdos a los cuales podáis llegar con la niñera en cuanto a horas efectivas de labores, horas extras, tareas a realizar y beneficios como: alimentación, tiempos libres y otros.

A continuación, describiremos los tipos de contratación más comunes, con la finalidad de ayudaros a definir cual de ellos necesitáis realmente:

Niñera residente

Como es lógico, esta variedad implica la contratación de una persona probadamente confiable y responsable, ya que estará -prácticamente- las 24 horas del día en vuestra casa y pernoctará en la misma. En función del convenio establecido, se encargará de todos los oficios relacionados con los niños: acompañamiento, llevarlos y traerlos del colegio, asistirlos en su aseo personal, preparar sus comidas, lavar y planchar exclusivamente la ropa de los chicos y ayudarles en las tareas.

Todavía es común en estos casos que la nanny duerma en la misma habitación de los niños. No obstante,  es preferible asignarle un dormitorio aparte, para que goce de privacidad.

Por lo general, en esta forma de contratación se negocian con la asistente sus días libres y períodos vacacionales.

Niñera a tiempo convencional

Su horario es el correspondiente a una jornada laboral (oficialmente, según el artículo 34, apartado 1 del Estatuto de los Trabajadores, en España, la jornada ordinaria de trabajo es de 40 horas semanales [2]). Sus funciones pueden ser todas las anteriormente enumeradas o, específicamente, las más básicas de ellas.

Nanny a tiempo parcial

Si estáis convencidos de sólo necesitar a una empleada que cuide a los niños desde que ellos salen del cole hasta vuestro regreso del trabajo, esta es la manera ideal de acuerdo. La operaria puede buscar a los peques en la escuela, asistirles en el aseo, cocinarles el almuerzo y apoyarles en sus tareas durante la tarde y terminar sus labores apenas entréis en casa.

Niñera compartida

Esta es una opción perfecta para ahorrar dinero. La operaria presta sus servicios a diferentes usuarios,  durante un número limitado de horas previamente convenido. Sus funciones podrían enfocarse únicamente en el acompañamiento o incluir las que vosotros necesitéis.

Niñeras por horas

Si vuestro caso apenas amerita unas horas de cuidado ocasional (si vais a una fiesta o compromiso en la noche, por ejemplo), este tipo de contratación es la más recomendable y usual. Nuestro consejo es que contactéis con una persona de confianza, de quien conozcáis su disponibilidad. O, de no ser así, realizad la búsqueda en una plataforma de Internet especializada; eso sí, con la suficiente antelación para evitar contratiempos.

Terapeutas y niñeras integrales. Una modalidad en auge.

Como os hemos dicho en anteriores artículos, el oficio de niñera que podríamos denominar “integral” está surgiendo en España, motivado, entre otras razones, a la actual crisis económica y al aumento del paro. Este tipo de operarias, por lo general, son graduadas o cursan una carrera relacionada con la atención a niños: psicopedagogía, logopedia, fonología, educación especial (para menores con diversas discapacidades), etc.

Sin menoscabo de su especialización, muchas de estas profesionales están ofreciendo a particulares un servicio “todo en uno”, es decir, que, además de sus funciones como terapeutas para los niños con dificultades, pueden realizar las tareas de acompañamiento y asistencia que hemos mencionado líneas arriba.

Es de suponer que este doble propósito aumenta la erogación; pero vale el esfuerzo intentar una negociación justa con una de estas profesionales, si vuestro caso lo requiere.

En función de vuestra economía y tranquilidad, es necesario que determinéis con precisión qué tipo de persona y en cuál modalidad de contratación necesitáis para cuidar de vuestros peques. En este sentido,  esperamos que estas indicaciones os ayuden en tan delicada decisión.

Referencias e información adicional:

  • [1] y [2] Ley del Estatuto de los Trabajadores. Edición en PDF dispuesta en: http://www.empleo.gob.es/es/sec_leyes/trabajo/index.htm
  • www.childcare.co.uk