¿En que puedo fijarme al contratar una nueva niñera?

habilidades-de-niñera
0

Si hay algo importante en la vida de los padres, es el bienestar de sus hijos. Por eso, cuando en una familia tanto el padre como la madre tienen la necesidad de salir a trabajar, encontrar una niñera se convierte en un verdadero dolor de cabeza, y no precisamente porque no haya quien realice este tipo de oficios, sino por la forma cómo pueda ser ejercido. Pensando en ello, en Ayudantes.net hemos hecho una recopilación de los principales seis aspectos que, de acuerdo con lo expresado por algunas familias y por distintos especialistas, caracterizan a una buena niñera.

  • Educada: Toda niñera debe conocer las normas de la buena educación o del correcto comportamiento, para aplicarlas tanto en su actuar como en sus comentarios y opiniones. Recordemos que los niños son como una esponja, en el buen sentido de la palabra, que absorbe todo lo que percibe a su alrededor, por tanto, un mal ejemplo puede incidir negativamente en su formación. De allí que sea obligatorio que las niñeras tengan, al menos, un grado mínimo de instrucción que le proporcione los conocimientos que le ayudaran a desempeñarse de forma correcta ante determinadas situaciones.
  • Paciente: Dijo el estadista y científico estadounidense, Benjamin Franklin, que “quien tiene paciencia, obtendrá lo que desea”, y es cierto. Trabajar con niños no es fácil, por su naturaleza misma, pero quien se dedica a este oficio debe saber enfrentar las dificultades que surgen durante su ejercicio, con fortaleza y sin lamentarse, siempre en calma. Solo de esta manera, como lo señaló Franklin en su reflexión, conseguirá tener el dominio de la situación.
  • Tolerante: La tolerancia es una virtud, rasgo o valor humano que trabaja de la mano con la paciencia, y que deben tener en cuenta las niñeras. Lo ideal es no imponer su criterio, por mucha razón que tenga, sino más bien tratar de preguntarle al niño qué desea. Cuando se intenta controlarlos hay un irrespeto hacia su autonomía y se les impone una manera de pensar. Si lo que pide el niño es irracional o inalcanzable, esta debe explicarle sus argumentos con ejemplos. Tomar una decisión por él sin discutirlo, o simplemente decir que no, poco ayuda.
  • Cariñosa: La mejor manera de generar un vínculo afectivo estrecho con los niños es demostrando cariño. Si la niñera es amable y cariñosa con los niños, tendrá muchas más posibilidades de ganarse su confianza, además ellos aprenderán a comportarse y le devolverán con acciones ese sentimiento. Un beso o un abrazo, como gesto de halago por un logro, o de solidaridad ante una derrota, le hará sentirse más seguro y hará que descubra en su cuidadora una aliada.
  • Ordenada: Toda niñera debe aplicar un método de organización y coordinación para poder desempeñarse de forma adecuada. Eso implica planificar y establecer prioridades según las necesidades. Respetar las rutinas, como los horarios de comida, de estudio o de juego, por ejemplo, evita desajustes en los pequeños.  Aunque las labores de limpieza no estén entre sus funciones, la niñera también debe procurar mantener todo limpio y ordenado.
  • Disciplinada: Establecer normas de comportamiento para mantener el orden, es uno de los principales deberes que tienen que cumplir todas las niñeras. Dentro de esas reglas entran, la puntualidad, ya que un niño nunca puede quedarse solo sin la supervisión de un adulto, y la responsabilidad, que no es más que el cumplimiento al pie de la letra del compromiso adquirido. Pero la disciplina en la niñera también tiene que ver con la paciencia y la tolerancia que esta demuestra al momento de corregir y enseñar al niño.

¿Y tu que piensas?. ¿Añadirías alguna característica más a tener en cuenta?.

Cuentanoslo y lo añadiremos a la lista!.