Descuentos cotización empleada doméstica

Descuentos cotización empleada doméstica
0

¡Tal como lo lees! Obtener un 20% de descuento en la cotización de la Seguridad Social de tu asistenta doméstica, sí es posible. ¿Cómo? Pues, resulta demasiado sencillo: si le has dado de alta y comenzaste a realizar tus aportes a partir del 1 de enero de 2012, te haces acreedor de la rebaja ya indicada.

Para ilustrarlo, volvamos al ejemplo del operario que labora la jornada completa (40 horas semanales), en régimen externo, cobrando el Salario Mínimo Interprofesional (655,20€ al mes). Calculamos, entonces:

  • 655,20 x 14 (12 meses + 1 mes por vacaciones + las dos pagas extraordinarias) = 9.172,80
  • 9.172,80 ¸ 12 (meses) = 764,40 €, que corresponde al séptimo tramo de la escala: 764,40 € (Ver esquema de cotizaciones en el artículo II.3 La Seguridad Social no es tan difícil como parece).

Sin el descuento, tus cuotas mensuales equivalen al 21,35% de esta última cantidad, es decir, 163,19€. Pero,  si le restas el 20%… ¡Voila!  ¡Sólo pagaréis 130,55 €!

Y si la familia es grande…

Si lográis demostrar –documentos en mano- ante la Tesorería General de la Seguridad Social que vuestra familia es numerosa y que, además, tú y tu pareja trabajáis por cuenta ajena o como autónomos fuera de casa, o sufrís de alguna discapacidad, podéis optar a un descuento del 45% en la cuota a pagar.  Obviamente, las  familias monoparentales también pueden hacerse a esta ventaja.

Lo explicaremos retomando el ejemplo de la empleada domiciliaria que trabaja 15 horas semanales durante un año, con remuneración de 5,13 € por hora (igual a los empleados eventuales y temporeros). De esta manera, computaríamos:

  • 5,13 x 15 = 76,95 €
  • 76,95 x 4 (semanas) = 307,80 €, salario al cual corresponde el tercer tramo de la tabla de cotizaciones: 344,81€.
  • Vuestro aporte mensual, sin reducción, sería: 73,61 €. Y con el 45% de descuento: ¡33,12 €!

Sin embargo, este beneficio, al igual que el del 20% menos, sólo se adjudica a quienes hayan contratado personal doméstico y comenzado a contribuir desde el 1 de enero de 2012 en adelante. Más aún, para optar a cualquiera de ambos desgravámenes, el empleador debe formalizar personalmente el alta de su empleada. Así que os recomendamos paciencia y disposición, si queréis ahorraros un buen dinero con estos descuentos que sí molan.

Referencias e información adicional: