Consideraciones a tener en cuenta para contratar niñera

consideraciones-contratar-niñera
0

Atender las obligaciones laborales y los compromisos derivados de estos, es un asunto muy demandante. El poco tiempo que nos queda libre es insuficiente, no sólo para ejecutar las tareas de casa, sino, también, para brindar a nuestros hijos el cuidado y la atención que merecen.

Estas circunstancias impuestas por el modo de vida contemporáneo, sobre todo en los entornos urbanos, ha permitido la consolidación del oficio de niñera o nanny, incluso, ha dado pie a que una considerable cantidad de personas que se dedican al mismo sean graduadas o estudiantes de carreras relacionadas con la formación y asistencia infantiles, lo cual agrega una interesante ventaja en caso de que esta sea exigida.

Sin embargo, esta última opción aun no es tan común ni tan accesible como se quiere. La actual situación económica en España ha llevado a muchos jóvenes y personas maduras, así como a inmigrantes, a ofrecer servicios de cuidado de niños, con o sin la experiencia y conocimientos necesarios para ejercer como tal.

En este sentido, si precisáis contratar a una nanny, debéis tomar en cuenta una serie de consideraciones que -aunque algunas de ellas os parezcan exageradas- harán que el objetivo se cumpla, por lo menos, en muy buena parte:

  • Definid qué tipo de atención requieren vuestros chicos. Por ejemplo, si la niñera sólo tendrá funciones de acompañamiento y atención básica en casa: asistirlos en su aseo personal y ayudarles con los deberes. O bien, si a esto hay que agregar el ir a buscarlos al colegio y/o cocinar el almuerzo para ellos.

Si el o los niños requieren atención especial o terapia (psicopedagogía, logopedia, fonología, etc.), es lógico suponer que el presupuesto se incrementará; más aun si el o la profesional es capaz de asumir la atención integral, es decir, que incluya en sus servicios las tareas descritas anteriormente. Aunque parezca increíble, la crisis ha hecho posible que muchos especialistas estén dispuestos a realizar oficios adicionales a los de su ámbito. Mediante un acuerdo justo, podéis haceros de este tipo de operarios “todo en uno”.

Es obvio que la búsqueda y selección debe ser más exigente si la idea es contratar a una persona para cuidar a recién nacidos o a bebés de corta edad.

  • Estableced la disponibilidad requerida. Es importante tener claro el horario o modalidad de contratación en la cual la niñera o especialista cumplirá sus funciones: a tiempo parcial, completo o quedándose en vuestra casa. Esto, obviamente, también será determinante en el monto que tendréis que pagar por el servicio.
  • Elegid el modo de búsqueda de niñeras que os dé más confianza. Si creéis que familiares o amigos os pueden recomendar a la persona idónea para cuidar a los chicos, no dudéis en empezar vuestra indagación a través de esa fuente. Afortunadamente, en este sitio disponéis de una plataforma perfecta para incluir vuestras ofertas de trabajo o navegar buscando los perfiles que os interesen para contactar con ellos.

Si sois más tradicionales, los clasificados de los diarios también pueden aportaros un listado de personas que se ofrecen como nannies y/o cuidadoras integrales, como las que hemos descrito líneas arriba.

  • Seleccionad y contactad a varias aspirantes y convocadles a una entrevista por separado, con la intención de conocerles personalmente y, de ser posible, verificar sus conocimientos y experiencias. Si alguna de ellas es inmigrante, es indispensable asegurarse de que su situación en España sea legal y que sus credenciales (en caso de ser especialistas) estén validadas para ejercer aquí.

En artículos posteriores,  hablaremos sobre la entrevista a las aspirantes, es decir, cómo las váis a recibir y cuáles preguntas debéis hacerle. Como veréis, esta conversación será primordial para la elección,  no sólo por la información que obtendréis con sus respuestas, sino, también porque captaréis directamente sus actitudes hacia el trabajo y su empatía con los peques. Tratándose de vuestros chicos, la búsqueda y contratación de una niñera, cuidadora integral y/o terapista, implica prudencia y buena observación.

Referencias e información adicional: