Bajas empleada domestica

bajas-empleada-domestica
0

Volviendo a nuestros comentarios sobre el Real Decreto 1620/2011, de 14 de noviembre, que regula las relaciones laborales del servicio doméstico, nos toca responder en esta ocasión a la pregunta planteada en el título. En este sentido, el artículo 9, numeral 6 del mencionado instrumento legal, nos remite, su vez, al artículo 37 del Estatuto de los Trabajadores, que trata el descanso semanal, las fiestas y los permisos a los cuales tienen derecho los empleados. A partir del numeral 3, literal “f” (y en los restantes apartados del mismo), se contempla lo que resumiremos a continuación.

En nuestro caso, la trabajadora o trabajador domésticos tienen el beneficio de ausentarse del curro con derecho a remuneración, por las siguientes causas:

  • Chequeos prenatales y terapias de preparación para el También para todas las diligencias conducentes a la adopción o acogimiento (sesiones de información, preparación y evaluación psicosocial para la declaratoria de idoneidad). Todos estos eventos serán considerados en tanto en cuanto se lleven a cabo dentro de la jornada laboral y se prolongarán por el tiempo que requieran.
  • Lactancia de hijos recién En este caso, la trabajadora tendrá derecho a una hora diaria de ausencia, la cual puede fraccionarse en dos porciones de 30 minutos, hasta que el bebé cumpla los nueve meses. Este lapso puede aumentar en proporción si ocurre un parto múltiple. Lo mismo aplica para la adopción y el acogimiento. Si ambos padres trabajan, sólo uno de ellos podrá ejercer esta dispensa.
  • Nacimiento de hijos prematuros que precisen hospitalización posterior al Para estos casos se otorgará una hora diaria; pero la empleada puede acordar con el empleador una reducción de hasta dos horas de su jornada diaria con descuento proporcional de su paga.
  • También pueden solicitar disminución de horario y rebaja ajustada del salario quienes tengan en custodia legal a menores de doce años o a personas con discapacidad que no puedan ejercer oficios Este recorte puede darse entre el mínimo de un octavo hasta la mitad de la jornada diaria. Beneficio similar se otorga a los operarios que deban encargarse de cuidar a un familiar, hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad, por motivos de edad, accidentes o padecimientos que le impidan valerse por sí mismo.
  • Los empleados contratados en condición de víctimas de terrorismo o violencia de género, también pueden ejercer esta prerrogativa para “hacer efectiva su protección o su derecho a la asistencia social integral” (numeral 9).

En todas estas contingencias, la trabajadora o trabajador está en el deber de notificar al patrono con quince días de anticipación a la fecha en la cual comenzará a disponer de su permiso (a excepción, claro, del caso indicado en el tercer punto).

Es muy importante mencionar que el empleador está obligado a pagar la baja por enfermedad común o accidente no laboral desde el cuarto al octavo día. En el caso de los empleados que laboran para varios jefes, estos asumirán proporcionalmente la erogación. A partir del noveno día, esta baja queda a cargo de la Seguridad Social (1).

El artículo 45 del mismo Estatuto considera los casos de incapacidad temporal, maternidad, paternidad,  adopción y los riesgos durante el embarazo y la lactancia, entre otros, como causales de suspensión -¡no de extinción!- del contrato de trabajo. Mientras duren estas condiciones, se exoneran las obligaciones mutuas de laborar y pagar el salario.

Referencias e información adicional: